José María Laso Prieto

«La izquierda política en Rusia»

Texto preparado para su edición digital por Pablo Infiesta


Como consecuencia de haber participado, en representación del PCE y de I.U., en el IV Congreso del Partido Socialista de los Trabajadores de Rusia y en una Conferencia Internacional de partidos de izquierda de Europa y países d la C.E.I., celebrada del 25 al 27 de Febrero en la ciudad rusa de Obninsk, hemos tenido oportunidad de contactar y debatir con algunos de los partidos políticos de izquierda que han emergido en Rusia en los últimos años. Casi todos ellos datan de 1991, año en que la política de la perestroika hizo crisis dando lugar no sólo a la desintegración de la URSS sino también a la prohibición y disolución del Partido Comunista de la Unión Soviética (PCUS). Prácticamente hasta una fase muy avanzada de la “perestroika” el PCUS fue la única fuerza política legal en la URSS. Por ello, casi todos los dirigentes actuales de los partidos políticos rusos proceden del PCUS. Por haber sido el único partido político que actuaba en la Unión Soviética, todos los ciudadanos con vocación política militaban en él. De ello se derivó un cierto pluralismo político en el seno del mismo que operaba en forma de corrientes tácticas. Así, ya en la década del 70, e1 prestigioso histo­riador Roy A. Medvedev, en su libro "La democracia socialista”, distinguía en el seno del PCUS las siguientes corrientes:

1) La neostalinista.
    2) La conservadora moderada, entendiendo como tal a la que pretendía conservar moderadamente las formas que entonces revestía el régimen soviético.
    3) Los Demócratas del Partido. A juicio de Medvedev, se trataba de una corriente de izquierda que tenía su fundamento en el marxismo-leninismo.

A su vez, el mismo historiador describe otras corrientes políticas existentes en 1970 fuera del Partido pero que se salen de nuestro tema.     El intento de golpe de Estado realizado el  19 de Agosto de 1991 por el denominado “Comité de Emergencia”, posibilitó a Yeltsin la prohibición del PCUS en el territorio de la República Federal Rusa y la casi inmediata disolución del mismo en todo el territorio de la URSS con la única excepción de Armenia, donde no se acató su decisión. La mayor parte de los militantes honestos del PCUS –que nada tenían que ver con la actuación del “Comité de Emergencia”– se vieron tan sorprendidos por la disolución decretada por Gorbachov que no reaccionaron de inmediato Sin embargo, poco después comenzaron a nuclearse siete organizaciones políticas comunistas. Producto de la fusión de cuatro de ellas fue la constitución del Par­tido Comunista de la Federación Rusa que preside Guennadi Ziuganov, registrado oficialmente en Marzo de 1993. Entre sus objetivos básicos figura la defensa de los intereses de la clase obrera, de los campesinos, de los intelectuales y, en general, de todos los trabajadores. En su programa electoral para las elecciones del 12 de Diciembre de 1993, figuraba: restaurar la legalidad rota por el asalto al Parlamento y constituir un Gobierno de concordia nacional. Asimismo promulgar una nueva Constitución elaborada libre y democráticamente. En contra del intento traumático de instaurar en Rusia un capitalismo salvaje, promover reformas económicas y políticas democráticas en interés de la gran mayoría del pueblo y bajo el control directo de ese mismo pueblo. En las elecciones de Diciembre obtuvo el 13.25% de los sufragios emitidos y ello le proporcionó casi una cuarta parte de los escaños de la Duma (Cámara baja del Parlmento). En el plano de las alianzas, el PCFR está dispuesto a colaborar con todos los partidos que defiendan los intereses de los trabajadores y de los pueblos de Rusia. El PCFR ha establecido relaciones con toda una serie de partidos extranjeros, incluyendo al Partido Comunista de España y a Izquierda Unida. En el plano interno, fruto de la política unitaria del PCFR ha sido el denominado "Acuerdo para Rusia", en el que figuran también el. Partido Agrario, el Partido Rusia Libre, y diversas personalidades independientes como el ex-presidente del Tribunal Constitucional Valeri Zorkin, y Alexandr Tsipkó, vicepresidente de la Fundación Gorbachov. Por el número de militantes, el Partido Comunista de la Federación Rusa está considerado como el más importante del país. Las estimaciones sobre sus afiliados oscilan entre  el millón y el millón y medio.

En el seno de la izquierda política rusa  figura también el Partido Agrario de Rusia. Su base social procede de los campesinos koljosianos y fue registrado oficialmente en Abril de 1993. Su presidente es Mijail Lapshin, y otros dirigentes destacados Alexandr Davydov y Alexandr Zaveriuja. Entre sus objetivos, figuraban en el documento constitutivo: Defender los derechos y libertades políticas, económicas, culturales y cívicas de los campesinos, así como de los otros habitantes de las zonas rurales. Su finalidad fundamental es aumentar el bienestar de los trabajadores rurales y consolidar la sociedad para conseguir el renacimiento del campo ruso. En el programa electoral de las elecciones de Diciembre de 1993, propugnaba también: 1) Mejorar el abastecimiento de alimentos­ para todos los sectores de la población. 2) Crear empleo en el campo y la ciudad. 3) Promulgar una ley de la tierra que regule claramente las relaciones agrarias adoptando como base el principio: tierra prioritariamente para los que la cultivan. 4) Transición hacia un mercado controlado socialmente por la función reguladora del Estado. El Partido Agrario de Rusia tiene como aliado prioritario al Partido Comunista de la Federación Rusa. Sus resultados electorales en los comicios del 12 de Diciembre fueron muy satisfactorios, ya Que con el 9,59% de los sufragios obtuvo una buena representación parlamentaria.

Asimismo, se puede clasificar entre las fuerzas políticas de izquierda al Movimiento Político Mujeres de Rusia, tanto por el hecho de que sus dirigentes y su base electoral proceden de las organizaciones femeninas del PCUS, como por su posición feminista. Como tal organización política fue fundada en Octubre de 1993. Entre sus objetivos, figuran en su acta fundacional: 1) Hacer más activa la participación de las mujeres en la vida social y política de Rusia. 2) Aumentar la representación de las mujeres en los organismos representativos del poder a todos los niveles. En su programa electoral para las elecciones del 12 de Diciembre, destaca: 1) la creación de una economía de mercado controlada socialmente. 2) Desarrollar prioritariamente los sectores de la economía que satisfagan las necesidades de la familia, los niños, etc. 3) Eliminar todas las formas de discriminación de la mujer y promocionar los derechos de los niños en la sociedad. Sus principales dirigentes son Alevtiria Fedúlova, Ekaterina Lájovay y Natalia Gúndarova. En las elecciones de Diciembre superó el 5% de los sufragios y obtuvo representación parlamentaria. En las votaciones en la Duma (Parlamento) tienden a votar conjuntamente con el Partido Comunista y el Partido Agrario. Algunos analistas políticos consideran que tanto el Partido Agrario como el de Mujeres de Rusia son, por su especificidad sectorial, más movimientos que auténticos partidos políticos.

Una fuerza de izquierda muy interesante está constituida por el Partido Socialista de los Trabajadores (PST), surgido en Septiembre de 1991 como reacción de una parte de la militancia de base del PCUS contra la ilegal disolución de su partido. Se convocó entonces una Conferencia constituyente a la que asistieron 325 delegados de grupos de iniciativa para la constitución de un partido de izquierda en Rusia. Su primer Congreso se produjo en Noviembre de 1991 y se definió por por el firme mantenimiento de los ideales del socialismo y el comunismo, así como por los principios y el método marxistas. La presidenta del PST es la economista Luzmila Bartazarova, y cuenta con organizaciones regionales en todas las repúblicas, territorios y regiones autónomas de la Federación Rusa. No obstante su denominación, el PST sólo cuenta en sus filas con un 10% de obreros y un 5% de campesinos. Su núcleo fundamental de militancia está constituido por científicos e intelectuales. Por ello, el nivel cultural e ideológico de la militancia es muy alto. Ante las dificultades que tuvieron para presentar sus candidaturas decidieron no presentarse a las elecciones de 1993. Empero disponen de algunos diputados a la Duma. Inicialmente independientes, colaboran con el grupo parlamentario del Partido Comunista. Su dirigente -Guennadi Ziuganov- asistió al IV Congreso del PST, celebrado el 26 de Febrero de 1994, y participó activamente en los debates del mismo. Tanto Ziuga­nov como Bartazarova valoraron la estrecha colaboración entre ambos partidos de izquierda y, no obstante las diferencias tácticas y organizativas que todavía les separan, son partidarios de la unidad entre dichas organizaciones. Los delegados extranjeros que asistimos al IV Congreso del PST quedamos muy favorablemente impresionados por el nivel teórico de sus debates, su entusiasmo, su cordialidad y sus sentimien­tos solidarios e internacionalistas.

Además del PST, existe en Rusia el denominado Partido Comunista de los Trabajadores, que dirige Viktor Anpílov junto con el Movimiento Rusia Obrera. No se han difundido datos sobre su implantación militancia, programas, ect., salvo los que proporcionan la personalidad e ideas de su dirigente. Anpílov, antes de dedicarse activamente a la política, fue locutor de Radio Moscú y corresponsal en Nicaragua. Por haber defendido al Parlamento, ha permanecido en prisión hasta la reciente amnistía. Un corresponsal extranjero le describe así: “Revolucionario na­to y orador brillante. ha consagrado su vida a tratar de impedir que su patria avance hacia el capitalismo; su objetivo es defender lo que aún queda del sistema socialista y reinstaurar la dictadura del proletariado". Anpílov matiza tal con­cepto, señalando que se refiere “a su significado científico", ya que es partidario de un auténtico control y poder popular.

También existe un denominado “Partido del Trabajo de Rusia”, que propugna un sistema de producción cooperativista, y que tuvo representación en el Congreso del PST. Y, asimismo, el “Partido Comunista Ruso”, que dirige Nina Andreieva, y está considerado como stalinista.