José María Laso Prieto

¿Será pronto Iraq el objetivo de los E.E.U.U?

En Mundo Obrero - Nº 124- Enero de 2002

Texto tomado de la Edición Digital de Mundo Obrero


Del hecho de que hayamos condenado resueltamente los horribles atentados del 11 de septiembre, y cualquier forma de terrorismo, no debe deducirse que admitamos la no menos repugnante actuación posterior del Gobierno de EE.UU. Tal actuación, viola el derecho internacional al no cumplir con los requisitos que el artículo 51 de la Carta de la ONU exige para que sea aplicable el derecho a la legítima defensa. Lo desproporcionado de dicha réplica, la superpotencia tecnológica contra el Estado más primitivo, puede reflejarse en el viejo refrán de "Matar moscas a cañonazos." Con ser ello grave para la situación internacional, no quedan así agotados sus riesgos. Recientemente, el senador norteamericano Helms uno de los más radicales propugnadores del bloqueo contra al pueblo cubano proponía que se aprovechase la oportunidad que la reacción contra el terrorismo brindaba, para bombardear masivamente Iraq. La posición de este halcón,como la de muchos de sus compatriotas, es sostener que EE.UU puede permitirse todo como gendarme mundial. No sólo no existe la menor prueba de que Iraq este involucrado en los atentados de New York y Washington sino que tampoco es verosímil su implicación. Bastante tiene el Gobierno de Iraq con resistir el genocida embargo de los EE.UUy los constantes bombardeos de su aviación y la británica.

El riesgo que supondría un bombardeo a Iraq no puede escapar a nadie. Al ser Iraq un país árabe y musulmán, se podría desencadenar una reacción en cadena en importantes sectores de la población mundial. Sin embargo, tal eventualidad no se puede descartar, considerando la tradicional irresponsabilidad con la que actúa el complejo militar-industrial norteamericano, que ya fue denunciado por el general Eisenhower al cesar como presidente de los EE.UU. Además, los EE.UU ya están bombardeando al pueblo iraquí y lo han venido haciendo desde la Guerra del Golfo. Paralelamente EE.UU y Gran Bretaña, han continuado indefinidamente su patrullaje aéreo sobre las "zonas libres de vuelo" y los ataques periódicos contra las instalaciones iraquíes en el norte y el sur del país. Ni en la resolución 688 del Consejo de Seguridad de la ONU, ni en ninguna otra, aparece regulado el patrullaje de los cielos o el establecimiento de zonas de prohibición para la aviación iraquí, por lo que ambas carecen de respaldo jurídico internacional, y obedecen exclusivamente a la voluntad unilateral de Washington y Londres. Francia que participó inicialmente en esas operaciones se retiró de las mismas hace mucho tiempo. Obviamente, los miles de acciones de patrullaje y los ataques efectuados contra diversos objetivos en todos estos años, son técnicamente ilegales también. Por el contrario, todas las acciones defensivas que adopte Iraq en su territorio tendrían que ser consideradas como legales, desde el punto de vista del derecho internacional, y obviamente no es ese el caso.

Según el International Actión Center de Nueva York, más de veinte mil bombas y misiles han sido lanzados contra el territorio iraquí en los últimos años, siempre argumentando golpes quirúrgicos contra baterías de misiles antiaéreos y sus sistemas de radares, pero las operaciones han afectado también a objetivos civiles. Según fuentes iraquíes, durante 1999 y 2000 los ataques causaron 300 muertos y casi 800 heridos. Casi siempre, cuando los aviones de patrullaje detectan que son localizados por los radares iraquies, proceden a la destrucción de la fuente con bombardeos o misiles aire-tierra antes de que se pueda efectuar un lanzamiento en su contra. El nuevo presidente Bush, a menos de un mes de su mandato, decidió ejercer la acción bélica contra Iraq, cuando el 16 de Febrero de 2001 atacó varias unidades de radar y del mando antiaéreo, causando también varias víctimas civiles. Bagdad no había sido bombardeada desde Diciembre de 1998. El Departamento de Defensa de EE.UU informó que expertos y militares chinos habían construido en Iraq una red de fibra óptica para integrar mejor los sistemas de defensa aérea. Washington hizo saber a Pekín su malestar por tal asistencia. China inicialmente rechazó las acusaciones pero más tarde dijo que llevaría a cabo una investigación. A última hora, sabemos que el 13 de octubre de 2001aviones norteamericanos han bombardeado de nuevo Iraq. Los bombardeos a Iraq después de la Guerra del Golfo han causado ya numerosas víctimas civiles que se multiplicarían enormemente si EE.UU iniciase bombardeos semejantes a los de Afganistán. La reacción de los mundos árabe y musulmán podría entonces ser terrible. Es de lamentar que el, por tantas razones admirable, pueblo norteamericano pueda ser conducido por su Gobierno a una situación tan catastrófica como la que ocasionó su derrota en Vietnam. De ello será consciente en cuanto comience a recibir sus primeros cadáveres.