Asociación Cultural Wenceslao Roces

 

 

Wenceslao Roces

Comunismo y compromiso intelectual: Wenceslao Roces

1. Introducción

Por Benjamín Rivaya

---------------------------------------------------------------------------------

Publicado en Papeles de la FIM, nº 14,

2000, Madrid, Fundación de Investigaciones Marxistas

Cedido para su edición digital por Benjamín Rivaya.

------------------------------------INDICE----------------------------------

 

1.  INTRODUCCION

 

Wenceslao Roces Suárez nació en Soto de Sobrescobio, el 3 de febrero de 1.897. Pronto, sin embargo, se trasladó a Gijón, donde sus padres regentarán una cantina, cursando en esta ciudad sus estudios de secundaria. En el curso de 1.913/14 comienza en la Universidad de Oviedo la carrera de Derecho, carrera a la que brillantemente pondrá fin el curso académico de 1.918/19, con el Premio Extraordinario de Licenciatura. Que la decisión de continuar la carrera universitaria estaba decidida ya entonces, lo demuestra el que al año siguiente, en 1.920, dé lectura en Madrid a su Tesis Doctoral, El caso fortuito en el Derecho de obligaciones, obteniendo el Premio Extraordinario de Doctorado[1]. Será también en 1.920 cuando obtenga una beca de la Junta para la Ampliación de Estudios, beca con la que se marchará para Alemania hasta 1.922[2]. Allí estudia bajo la dirección de un romanista, Otto Lenel, en Friburgo[3], y de un iusfilósofo a quien luego introduciría en España, Rudolf Stammler, en Berlín[4]. En aquel tiempo, Roces alcanza un inmejorable conocimiento de la lengua alemana, lo que determinará su orientación en un próximo futuro[5].

Encontrándose en Berlín, Wenceslao Roces tiene noticia de la convocatoria de la oposición para cubrir la plaza de catedrático de Instituciones de Derecho Romano, en la Universidad de Salamanca, y solicita ser admitido. Un año más tarde, en abril de 1.923, se celebran los ejercicios de la misma. El tribunal estará presidido por Luis Maldonado, catedrático de la Universidad de Salamanca y ex-consejero de Instrucción Pública, actuando como vocales José Castillejo, José Fernández González, José López de Rueda y Laureano Sánchez Gallego. De entre los ocho firmantes sólo tres se presentarían: Wenceslao Roces Suárez, Esteban Madruga Jiménez y Carlos Sánchez Peguero. Además del programa correspondiente, Wenceslao Roces presentará un trabajo inédito, y que -creo- no llegaría a publicarse, titulado “Génesis de la superficie como derecho real dentro del Derecho Romano clásico”. Celebrados los ejercicios, Sánchez Gallego votó por la no provisión, López de Rueda por Sánchez Peguero, y Fernández González, Castillejo y Maldonado por Wenceslao Roces[6]. Amén de la indiscutible preparación del candidato propuesto, hay que suponer que contó con el apoyo incondicional de Castillejo, cuando aquél había sido becario de la Junta y, además, al igual que éste, había estudiado con Stammler en Alemania[7]. El hecho de que el nuevo catedrático de Derecho Romano tuviera una formación iusfilosófica explica que posteriormente, en 1.925, firmara las oposiciones para cubrir la cátedra de Elementos de Derecho Natural, en la Universidad de Oviedo, oposiciones a las que no llegaría a presentarse[8]. Así, en su etapa española la adscripción del asturiano será siempre a la disciplina de Derecho Romano[9], y casi siempre a la Universidad de Salamanca[10].

 



    [1] Vid. AGA, EyC, Leg. 7.087.

    [2] WR es un magnífico representante de la edad de plata que vivió, entre otros, el pensamiento jurídico español de los años veinte, ocupado con la importación de la teoría del Derecho más moderna: vid. las interesantes consideraciones de Juan José GIL CREMADES, El reformismo español. Krausismo, Escuela Histórica, Neotomismo, Barcelona, Ariel, 1.969 (410 p.), p. 207-208, n. La afortunada expresión "edad de plata iusfilosófica" también ha sido acuñada por Juan José GiL CREMADES, en "Filosofía del Derecho y compromiso político: Alfredo Mendizábal (1.897-1.981)", AFD IV, 1.987 (p. 563-587), p. 564. Ese florecimiento sin duda estuvo propiciado por la labor que desarrolló la Junta para la Ampliación de Estudios, organismo que, en el marco de la mentalidad institucionista, logró que un impresionante número de españoles estudiara en el extranjero. Como primer acercamiento al estudio de la Junta, vid. Alfonso RUIZ MIGUEL, "La Junta para la Ampliación de Estudios", Historia 16 49, mayo de 1.980 (p. 85-93), donde también se cita a WR. La cuestión de cuál fue la relación de Roces con la Institución Libre de Enseñanza, sin embargo, no está clara. A juicio de Eduardo Comín, WR fue un modelo de intelectual de la Institución, al menos en sus orígenes: "Mentalidad preparada conforme a los deseos de Sanz del Río y de Giner, Roces pasa al campo comunista para, con sus dotes intelectuales, "posibilitar" más eficazmente la revolución": Eduardo COMIN COLOMER, Historia secreta de la II República, Barcelona, Ed. AHR, 1.959 (719 p.), p. 590. Claro que la lectura de la historiografía franquista no es la más fiable. El mismo Roces declarará que su orientación, "desde un primer momento", fue otra, que el pueblo tenía "que crearse su propia cultura y los intelectuales" no se la podían "llevar desde fuera, como una limosna", con lo que daba a entender su concepción de la Institución Libre: Ascensión H. de LEON-PORTILLA, España desde México. Vida y testimonio de transterrados, México, UNAM, 1.978 (465 p.), p. 355. Enlaza así su crítica con la concepción que mantuvo del intelectual y de la Universidad. Refiriéndose a las huelgas universitarias que se produjeron en México en los primeros setenta, dijo: "Nosotros, los profesores del movimiento, no queremos ser "la minoría ilustrada" de Jovellanos o Floridablanca, el "despotismo ilustrado" de Carlos III, ni los que, en Oviedo, en la generosa y populista "extensión universitaria", descendían de la cátedra para "abrazar al pueblo": WR, Los problemas de la Universidad. Artículos y conferencias, México, SPAUNAM, 1.975 (111 p.), p. 19.

    [3] En 1.923 WR presentaría en España a Lenel, en la Revista de Derecho Privado, introduciendo así un trabajo del romanista que el propio Roces tradujo: "Lenel es hoy, sin disputa -dijo-, el primer romanista de Alemania"; en "El Dr. Lenel", RDP 118 y 119, julio y agosto de 1.923, p. 193.

    [4] Vid. Exp. AUS, Caja nº 1.340/24. Años más tarde, cuando recuerde su estancia en Alemania, dirá que había estudiado con Pringsheim, Lenel, Stammler y Radbruch: WR, “Necesidad de actualizar la enseñanza del Derecho Romano: Derecho Romano y Marxismo”, INDEX 4, 1.973, (p. 35-45), p. 42. No es extraño que Adolfo Sánchez Vázquez diga que WR, durante esta estancia, se dedica a ampliar sus estudios de Filosofía del Derecho; en "En homenaje a un español ejemplar", cit., p. 148.

    [5] La impresionante capacidad para dominar idiomas extranjeros fue una característica de WR. A lo largo de su vida conocerá en profundidad diversas lenguas: inglés, francés, italiano, alemán y ruso. Hasta las autoridades administrativas franquistas lo resaltaban: vid. AHN, SGC, exp. 389.

    [6] Toda la información de la oposición está contenida en AGA, EyC, leg. 5.371

    [7] Posiblemente fue José Castillejo, pensionado por la Universidad de Oviedo, el primer español que estudiara en Berlín con Stammler: vid. Juan José GIL CREMADES, "Estudio Preliminar" a Karl ENGISH, La idea de concreción en el Derecho y en la ciencia jurídica actuales (trad. por J.J. Gil Cremades), Pamplona, Universidad de Navarra, 1.968 (p. 9-67), p. 11; Justo FORMENTIN IBAÑEZ y Mª José VILLEGAS SANZ, "Castillejo, organizador de la Junta para la Ampliación de Estudios y de la Fundación Nacional para Investigaciones Científicas", en José Castillejo y la política europeista para la reforma educativa española, Ciudad Real, Diputación de Ciudad Real, 1.987 (p. 103-138), p. 107; Juan VELARDE FUERTES, "Primera aproximación al estudio de la Universidad de Oviedo como enlace entre la Institución Libre de Enseñanza y el Instituto de Reformas Sociales", en Manuel TUÑON DE LARA y Jean-Francois BOTREL, Movimiento obrero, política y literatura en la España contemporánea, Madrid, Edicusa, 1.974 (p. 223-240), p. 231. Sobre aquel viaje de Castillejo es fundamental conocer el informe que él mismo escribiría posteriormente, informe en el que se aprecia su admiración por Stammler: José CASTILLEJO, "Memoria presentada por el segundo pensionado de la Universidad de Oviedo", AUO III, 1.903-1.905 (p. 149-191).

    [8] La instancia de Wenceslao Roces en AGA, Sección EyC, Caja 16.581. Respecto a la oposición citada, es razonable que el romanista no se presentara, cuando el tribunal estuvo controlado por juristas escoláticos: vid. Benjamín RIVAYA, "Personalismo, democracia cristiana y filosofía del Derecho: Alfredo Mendizábal Villalba", AFD XI, 1.994 (p. 497-520), p. 499 y n.

    [9] La dedicación de Roces al Derecho Romano fue peculiar. Entre sus trabajos algunos hay que se dedican a esta disciplina pero no llegan a constituir un número significativo. Realmente le interesaban todas las ramas del Derecho, especialmente su filosofía, y puesto que le atraían todas las disciplinas jurídicas, si obtuvo cátedra de Derecho Romano posiblemente se debió a la estimación de Castillejo, quien supo ver el rigor y la inmensa capacidad de Roces. Entre las principales traducciones que dedicó al Derecho Romano están: Robert von MAYR, Historia del Derecho Romano, Barcelona, Labor, 1.931 (2 vols.); Rudolf SOHM, Instituciones de Derecho Privado Romano: historia y sistema, Madrid, RDP, 1.928 (711 p.), libro éste que sirvió como manual a multitud de promociones. Mucho después aportaría una nueva visión del Derecho Romano en un artículo que tituló "Necesidad de actualizar la enseñanza del Derecho Romano: Derecho Romano y marxismo", INDEX 4, 1.973 (p. 35-45). En todo caso, también fue un especialista en la historia de Roma, respecto a la cual tradujo varios libros: Ludwig FRIEDLAENDER, La sociedad romana: historia de las costumbres en Roma, desde Augusto hasta los Antoninos, México, FCE, 1.946 (1.216 p.); Ferdinand GREGOROVIUS, Roma y Atenas en la Edad Media y otros ensayos, México, FCE, 1.946 (417 p.); Theodor MOMMSEM, El mundo de los Césares, México, FCE, 1.983 (766 p.).

    [10] Salvo el tiempo en que estuvo sancionado con la separación, Roces fue catedrático de la Universidad de Salamanca entre 1.923 y 1.931, cesando entonces por excedencia voluntaria, y luego de la Universidad de Murcia, entre 1.936 y 1.939, si bien de esta última incluso tomaría posesión en la Universidad de Madrid. En el año 38 se reintegra al servicio activo en la Universidad de Sevilla (GdlR nº 51, 20-II-1.938). Ese mismo año se le nombra profesor agregado en la Universidad de Barcelona: AGA, EyC, Caja 31.025. Evidentemente, se trata de datos confusos y, seguramente, erróneos. Sin embargo los trascribo tal cual del expediente citado.


Asociación Cultural Wenceslao Roces